Manifiesto Neo-bar-rock

POETIKA [Rizoma + Severo + a 20 years since Medusario]

1

Comunicaciones transversales entre versos diferenciados – círculos de convergencia alrededor de singularidades sucesivas-  se van organizando estadios alternos. La unidad del poema está en otra dimensión, transformacional y subjetiva; el sentido se ve cristalizado en complejos codificados y está oculto en los claros y oscuros vericuetos de la memoria y el lenguaje.

2

El lenguaje contribuye a la conexión de los campos, al desbloqueo de los ojos y el corazón para comprender, llegando a su máxima apertura en un plan de consistencia asegurada. Se trata de romper los estratos, fragmentar las raíces y efectuar nuevas relaciones musicales. Los sonidos son intercambiables, definiéndose únicamente por un estado en un momento determinado.

3

El poema no cesa de constituirse y de desaparecer, en un proceso que no para de extenderse, interrumpirse y comenzar de nuevo. Su música  relaciona cualquier sonido con otro sonido cualquiera. Se plantean signos distintos e incluso no-signos.  La construcción de un poema se basa en direcciones cambiantes.  Conforma multiplicidades, espacios semánticos –sin sujeto ni objeto- establecidos sólo por una circulación de estados.

4

Es una zona desértica –plena de dunas e intensidades- que late sobre sí misma, sobre sus propios arenales y que se levanta evitando cualquier orientación hacia un punto culminante o hacia un fin exterior al poema.  Se trata de diseminar y/o desmembrar una unidad que se mantiene en otra situación sintáctica. Pertenece a la expresión de una unidad escondida para devenir en una de las dimensiones de la multiplicidad considerada.

5

La composición del poema no se realiza en nombre o en representación de un exterior. El poema no empieza ni termina –está en el medio- entre las cosas. Se crea como un tejido –textil / textual-  en la praxis de su configuración.  El fluido verbal se desencadena implicando condensación –desciframientos progesivos-  que se desplaza por contiguidad y remite a una totalidad de sentido encriptado.

6

Sería –por contradicción – el desierto de la superabundancia: mirada & voz.  La certidumbre del fracaso y la apoteósis del lenguaje en su misterio más profundo,  ya que supone el quiebre absoluto del nivel denotativo, directo y natural del mismo.  Un deseo disyunto de su objeto.  Corpus Hermeticum. Polumetis.

7

La poesía como campo de extracción, préstamo, trasposición, arbitraria fantasía verbal, simulacro de la forma. Antípoda de la expresión hablada. Táctica fonética del encubrimiento y la omisión. Significar lo ausente.  Envolvimiento.  Se esquiva el significante adjudicado a un significado, procediendo a su reemplazo por otrora semánticamente lejano y que sólo en el textil se cuaja al anterior.

8

Astucia de la lengua, acumulación y yuxtaposición.  Una abolición constante sobre cada movimiento enhebrado.  Símil de la imposible empresa significativa.  Raros emparejamientos, constelaciones carpichosas, rayos lasser sobre el sentido. Atributos del sostén.  Parecidos y perecidos en órbita. Prolongación y permutación.

9

Filigrana de catacumbas. Rharus plains of Eleusis.  Intromisiones de un discurso en otros muchos. Mezcla y mezcolanza. Extravaganza.  Extranjería. Exilio. Rebosamiento, reverberación, prodigalodad y derroche. Hilaridad frente a la funcionalidad, la solemnidad y la sobriedad.  Sobrecarga extrema hasta llenar todo el vacío – todo el desierto-  todo el infinito. Es decir: la más hermosa respuesta al Horror Vacui de vivir y de morir.

Roger Santivánez
[Junto a las orillas del río Cooper, New Jersey South, 28 de diciembre  de 2016]