Monte de goce, de Enrique Verástegui

El goce de las orgías del futuro

Es difícil encontrar un poemario que no sea contemporáneo a esta generación y que haga al lector estremecerse con cada poema, lectura o verso. Un libro que se haya escrito en los 70s, publicado en los 90s y reeditado en el 2013, formando parte de un proyecto literario más grande. Sin más que decir, este libro es Monte de goce del poeta peruano Enrique Verástegui.

Es sin duda una clara influencia para la nueva literatura emergente. Nombrado por el mismo autor como “libro del pecado”, esto ligado al nivel de erotismo del que este libro desborda y que fácilmente podría ser tomado como un libro antiético por un público cucufato. Pero claro, este libro es más que un conjunto de pasiones desinhibidas y exhibiciones de la carnalidad, es también una constelación de fantasías y fórmulas matemáticas. Cada fracción o cada simetría del verso que nos lleva a un punto áureo de las palabras brindan al lector el goce de un todo.

El poeta se vuelve músico y pintor, ingeniero de las palabras hasta formar la estructura del poema. En cada Despliegue (como es que está dividido el libro) es literalmente una explosión de palabras, fórmulas e imaginación que rozan la estratósfera de la literatura como se conoce.

Así pues, este libro, en su grandeza, forma parte de una tetralogía editada en México (Splendor). Llevándonos sin duda a algo más allá del entendimiento.

Es preciso señalar que Enrique Verástegui ha logrado salir del canon dentro de la poesía peruana; esta forma híbrida de nueva escritura lo demuestra, haciendo una lectura para el futuro, puesto que, para sus años era casi inentendible y poco apreciado.

Ahora bien, en esta era se rompe el no entendimiento, llegando incluso a ser una influencia básica de los jóvenes poetas, sin dar muchos ejemplos: David Meza y Yaxkin Melchy, dos poetas mexicanos con una escritura y composición exquisita son un gran reflejo de ello. Y no habría de extrañarse que esta influencia sea fuera de su país natal, ya que, la nueva literatura aclama a poetas como este y a libros como Monte de goce.

Reseña por Josué Hipolo

Aquí les dejamos con algunos extractos:

monte-de-goce

(…) briosas texturas de la piel, músculos elásticos, suavidad de los cabellos, hermosura de un momento que no cesa, contentamente, muy arrebatadamente, riendo, gozosamente: & Nannerl (la Escogida) que hurga lentamente / lentamente hurga & hurgando lentamente en len/ lentamente hurgando en el asombro: el reasimiento desasido / hurgando en el asombro/ fiestas del cuerpo estallan en la urbe/ lentamente hurga & hurgando lentamente en len/ no hay más gozo que el ver transmutarse en flor el aliento a unos labios al acercarse al otro/ lentamente hurgando en el asombro/ trompetas de triunfo resuenan con aires fantásticos en el apartamento/ lentamente hurgando en el asombro/ los autos velozmente marchan en retroceso por avenidas de neón/ lentamente hurga & hurgando lentamente en len/ los teléfonos anuncian una primavera permanente/ lentamente hurgando en el asombro/ mares de cerveza en el asombro/ años del éxodo a llanuras con frescos manantiales/ lentamente hurga & hurgando lentamente en len/ las fábricas no producen más objetos de consumo sino orgasmos (orgones) azulados/ lentamente hurgando en el asombro/ emigración hacia bosques perdidos en lo más profundo del inconsciente/ lentamente hurgando en el asombro/ las ciudades no son más un campo de concentración con horarios fijos/ lentamente hurga & hurgando lentamente en len/ inmensas flores transparentes brotan de las paredes de los edificios/ lentamente hurgando en el asombro/ las fronteras han desaparecido y no hay policía de tránsito/ lentamente hurga & hurgando lentamente en len/ en vez de claxon se tocan melodías barrocas/ lentamente hurgando en el asombro/ nadie será perseguido si no es para prodigarle con olas de caricias/ lentamente hurgando en el asombro/ no hay “autoridad” sino hermandad/ lentamente hurga & hurgando lentamente en len/ los obreros han tomado el control de sus propias fábricas y no reciben órdenes de nadie/ lentamente hurgando en el asombro/ no producen los obreros sino bellos sueños que todos aplican a sus comunas/ lentamente hurgando en el asombro/ los semáforos dejaron de funcionar hace mucho tiempo/ lentamente hurga & hurgando lentamente en len/ en los aeropuertos aterrizan naves venusinas con mujeres de linda piel verdosa y los ojos amarillos/ lentamente hurgando en el asombro/ es feliz aquel que deja ser feliz a otro/ lentamente hurga & hurgando lentamente en len/ la palabra “orgía” es el máximo valor de la comuna/ lentamente hurgando en el asombro/ no existe otra economía que no conduzca al orgasmo/ lentamente hurgando en el asombro/ un cuerpo no es bello si no ha renunciado al trabajo/ lentamente hurga & hurgando lentamente en len/ alcanzar un cuerpo de mayor capacidad orgástica es el supremo fin de los habitantes armónicos/ lentamente hurgando en el asombro/ alcanzar un cuerpo de mayor capacidad orgástica tienen por objeto los habitantes armónicos/ lentamente hurgando en el asombro = combate sexual, el Tacto se expresa como un escorpión que inocula su jazmín pegajoso, que inocula, es decir: reactiva los contenidos más substanciosos de la sensibilidad inmanentista, no un cambio de lugar sino el lugar en cambio de la misma.

enrique-verastegui-monte-de-goce

Enrique Verástegui (Cañete, 1950) Nacido bajo la sombra de los dioses barrocos de la redención. Monte de goce fue escrito en 1975 cuando Enrique aún tenía 25 años, pero fue publicado en 1991. El libro forma parte de su tetralogía Splendor, que está compuesta por: Monte de goce (o el libro del pecado), Taki Onqoy (o el libro de la redención), Ángelus Novus (o el libro de la virtud) y Albus (o el libro de la gnosis).  Muy aparte de  su primer poemario, En los extramuros del mundo, también ha escrito muchísimos otros libros de filosofía, matemáticas, ensayos, además de novelas, diarios, cuentos, teatro, ballet y guión de cine. El zambo más hermoso de todos los planetas debería ser leído por todos los extraterrestres para que comprendan el lenguaje de las flores <3