Poemas de “PINZAS (Nuestro método es ciencia)” de Fanny Enrigue

Les mostramos a continuación unos singles del libro inédito de la poeta mexicana Fanny Enrigue,  Pinzas (Nuestro método es ciencia) que esperamos disfruten como un cuello a una motosierra 😀

Hello-Kitty

GOURMET

Lo más difícil de limpiar

es la sangre. Imposible

confundir el salivazo

de escopeta o de cuchillo,

cada quién

sus preferencias.

Nada interesan al especialista

 

los motivos. Sólo el tipo

de piso, las junturas,

la tarima flotante

y los restos

que se coagulan bajo lo que se mira.

 

Siempre es mejor el veneno,

aunque se cobre

mucho más

barato y los cuerpos se hinchen.

Hay quienes murieron

bajo tres metros

de basura, poseídos

por el espíritu de Diógenes.

 

Suelo gastar la plata

que gano

en restaurantes de lujo.

El olor a putrefacción

no se va del paladar,

de la nariz,

hasta pasados varios meses.

 

CÍRCULO DE CÍRCULOS

 

“Hay una filosofía que no es escepticismo ni dogmatismo…,

que es, por tanto, ambas cosas a la vez”

G.W.H.

 

Un explosivo en la Segunda Guerra

destruyó el cuaderno con las minuciosas

anotaciones que Georg Wilhelm hiciera

sobre cada joya que estrenaba una mujer

conocida. Su esposa lo había señalado

de infiel, lúbrico. “Cerdo

—dijo como tesis—, no se equivocaba

aquel profesor al insultarte

con tanta elegancia”.

 

Luego tuvo remordimiento: nada

constaba, aunque lo de menos fuera

la realidad. Viruela, fiebres tercianas

y una irremediable hipocondría

padecidas por su hombre,

antitéticamente le ablandaron

el corazón y no se habló más del tema.

 

Hasta que en síntesis, una tarde,

buscando algo para el dolor

de cabeza que le causaban

los libros de su marido,

abrió el cofrecito, en la habitación

de su cuñada.

 

Una lucidez súbita

le recorrió las vértebras:

no es incesto, no es incesto, éticamente

no hay relación

superior al del hermano y la hermana.

 

GÉNEROS Y ESPECIES

 

La carnicería después

del amor,

pensó Pedro,

al recuperar la conciencia.

Ya ni siquiera

con el fervoroso propósito

de lamer las tetas de Eloísa.

Santificado

a través de la mutilación.

 

Aunque hubiera cedido

un ojo

por vitriolo dulce

antes de la masacre.

Luego de las manifestaciones

divinas que resultaron de aquello,

el religioso

comenzó a disfrutar el hábito,

 

con fuerte dosis

de coqueteo. No fueron pocos

los monjes que acataron de punta

a punta su filosofía.

GRETA GARBO

 

Su pago por el cine

no incluye todos los placeres

dentro de la sala:

parece fácil

despojarse

una y otra vez

 

una y otra vez,

durante todo el día

quitar el postizo

y hacer aullar

con mi encía a más

de uno, mientras

en pantalla

hermosas mujeres

se desnudan.

 

Ninguna asistencia legal:

en más de una ocasión

he salido desdentada.

CREO EN LA RESURRECCIÓN DE LOS MUERTOS

Cuando por fin terminaron las disputas por la herencia. Cuando por fin recorrieron ciento diez kilómetros con el obeso cuerpo (cayeron dos yeguas y un hombre en el traslado eyaculó en la boca del muerto).

Por fin abrieron las puertas de la catedral de Caen. El clero contrató mujeres para llorar el deceso del conquistador. Dos perros dormían en un confesionario. Cuando por fin

el cadáver no entraba en el féretro. Los más fuertes empujaron: ya la peritonitis no causaría el más mínimo dolor. Cuando por fin las iconografías sagradas se cubrieron de vísceras de su majestad y luego hablaron de una virgen que lloraba sangre y semen (hay estampas gratuitas con la imagen, seguida de una oración).

Cuando por fin un grupo de borrachos en la Revolución francesa orinó sobre el polvo de Guillermo: los pocos cabellos que conservaba, el fémur derecho y la uña del hombre que cerró el ataúd.

480x360xheloooookitifany.jpg.pagespeed.ic.Bxhr7-9utx

Fanny Enrigue. Estudió filosofía en la Universidad de Guadalajara, donde actualmente imparte la materia de estética. Participó en encuentros de poesía nacionales e internacionales, su obra aparece en diversas revistas. Ha publicado Sucesión de la sombra (Paraíso perdido / Santa María Juana, 2007) y Prácticas de crueldad para el verano (El viaje, 2012).