La poesía y la Facultad de Letras

12 de Septiembre del 2016

Los miembros del colectivo Poesía Sub25 queremos aclarar un par de cosas sobre las que la Revista Extinta habla en un comunicado en torno a un artículo publicado en nuestra revista.

  • El artículo no refiere de manera personal a ningún miembro de la revista Extinta
  • La respuesta en torno a la poesía de Scorza nos causa en el mejor de los casos sorpresa. Si bien reconocemos la alta calidad de Scorza como novelista, no compartimos las opiniones sobre el supuesto “elevado” nivel poético de su obra. (Otro asunto es el de Scorza como persona sobre el cual no nos referiremos a pesar que habrían muchos puntos que tejer) Argumentaremos aquí al respecto.
  • La poesía de Scorza es parte de uno de los más grandes blufs en la historia de la literatura peruana, aquel de la poesía social y comprometida que surge como movida luego de la revolución cubana en los patios de esta universidad. Sin embargo, este tipo de poesía privilegió (privilegia?) el contenido sobre la técnica poética de una manera farsante: el corpus poético de Scorza es básicamente tomar un poco de Neruda otro poco de Hernández (no luchito) y un poco de España Aparta de mí Este Cáliz. No solo lo anotamos nosotros, estudios críticos serios apuntan la pesada sombra de las influencias en la poesía de Scorza que no llega en ningún momento a crear sobre ellas sino solo a repetirlas
  • No se lea esto como un desprecio a las circunstancias sociales en el poema. Ni siquiera como un desprecio a los poetas de esa movida que valen la pena. Les recomendamos a nuestros compañeros de Extinta leer a Leoncio Bueno y Alejandro Romualdo (o a poetas  más recientes como Cesareo Martínez o Manuel Fernández) , poéticas “comprometidas” y de un elevado nivel. Aunque conociendo sus gustos suponemos que preferirán leer a Winston Orrillo y Mario Razzeto.
  • La respuesta a sus argumentos se encuentran, en el fondo, ya escritas en la misma revista; en el poema a la mitad del número.
  • Sampleando a Hinostroza; ¿saben cuáles son las exigencias de la época, de nuestra época, no de aquella (la de los agitados 50s y 30s)? ¿Han estudiado, indagado profundamente, con lucidez y pasión, sin prejuicios y con solidez, eso que la época exige?

Es una pena que aun existan concepciones artísticas tan cerradas y que aparentemente ya parecían superadas. El arte no es un espejo de la realidad ni un símil. La relación entre arte y realidad es la misma que lenguaje y mundo, por isomorfismo. De este modo la poesía no está obligada a ser un censor de maldades sino a ser un poderoso lugar de reflexión para la superación de los problemas que plantea a través de su ética.

Sin embargo, si la Revista Extinta quiere ser el portavoz de la “poesía comprometida” y resultar por eso “muy comprometidos”, bienvenido sea. Y  si la Revista Extinta quiere defender su posición los invitamos a hacerla en Los Premios Celit del presente año, donde los esperamos en todas las categorías. ¿Podrán defender su escritura en el bastión y localidad de aquello que pregonan o no tienen las agallas para saltar como salmones? Eso es todo. Les ha hablado Dross y estas han sido los argumentos más terroríficos en contra de Extinta. No apaguen la luz. Buenas Noches.

hinostroza