9 Bandas Sentimentalitas que son el futuro del rock Peruano

Fuera del impacto social y los reflectores los nuevos artistas parecen de cierta forma, huérfanos. Y no, no hablo de poetas en esta ocasión sino de una nueva camada de músicos que empiezan a pulular por todos lados con la única intención de que los escuches. Por ahora forman un grupo de artistas prometedores que aun no han dado el gran salto, pero se mueren por hacerlo.

Al igual que en el indie mundial, las bandas desaparecen y son reemplazadas por los proyectos personales, grabados en dormitorios con la tecnología que tienen a la mano y que distribuyen a través de páginas de facebook y canales de youtube. Una generación bandcamp, generación sentimentalita, también una generación más o menos harta de la fórmula de los años 2000s. A su manera varios de los músicos aquí reunidos serían “post-indie”. Otros no tanto. El paraguas que los cubre a todos es esa sinceridad Daniel Johnston que cae sobre cada uno.

Esta es una pequeña lista de recomendaciones con 9 discos de 9 nuevas bandas en una época en la cual el rock al igual que la poesía han dejado de parecer importantes para la vida del peruano promedio ¿Podrán estas bandas cambiar ese escenario musicalmente? Ya lo sabremos.

  • Te voy a Matar- Octavia de Cádiz (2013)

Octavia de Cadiz es el Salinger o el Thomas Pynchon (según sus preferencias) de esta generación de músicos. Nadie sabe quién es ni exactamente porque elige el anonimato como aura de fondo para sus producciones. Pero finalmente ese no es nuestro asunto. Desde hace 7 años sube Eps y canciones a su perfil de bandcamp, lo que la ha convertido en una artista de culto para los aficionados al rock peruano reciente. Entre todas sus publicaciones, el EP de 2013, Te Voy a Matar es especialmente paradigmático para conocer su trabajo. Con una estética naiff (las portadas son escenas fuera de lugar de las clásicas láminas Huascarán) y letras abiertas, sinceras que no temen rayar con lo cursi, las cinco canciones que componen este EP son los suficientes para prestarle muchísima atención a este proyecto. Este EP contiene además lo que es probablemente el mejor momento para la carrera de esta cantautora. Me refiero a la excelente canción Fundamental (que también posee una versión menos “lo-fi” que se escucha igual de bien con un video en las estaciones del tren eléctrico que le hace total justicia ) De igual manera las letras son simples, directas y memorables. Varios de los trabajos que se han producido en los últimos dos años presentan una gran influencia por Octavia de Cádiz, una influencia subterránea para la escena que empieza a florecer

Puedes escuchar este disco completo aquí

 

  • Pequeño Infinito- Sonidos Líquidos (2016)

Yep, si eres algo así como un aficionado a la literatura juvenil puede que reconozcas la referencia en el nombre a esta banda. Pero no te quedes con los prejuicios en la mano. El breve trabajo y existencia de Pequeño Infinito dejó un disco muy memorable como Sonidos Líquidos, una aventura que eleva a dimensiones épicas las fases de una relación, inspeccionando en varios de los aspectos muy difíciles de hablar mientras se está en una (Las inseguridades, los celos explícitos o implícitos, los pasos en falso aparecen en las canciones de Sonidos Líquidos con una sinceridad apabullante, el personaje [o los personajes] detrás de las letras aparecen exponiendo una vulnerabilidad extrema como solo sucede cuando uno se decide a amar a otra persona)

No creo que exista una voz más talentosa en esta generación como la de Elisa Tokeshi, es potente, expresiva y particularmente dotada (Nótese por ejemplo la canción-single Ajena) Muchas de las composiciones de su soundcloud no están a la altura de esta capacidad técnica / expresiva, por lo cual me es más fácil apreciar su trabajo en Sonidos Líquidos, un disco donde las estructuras, el concepto y la grabación lucen más pensadas y ordenadas. Un disco que parte de lo amateur pero que tiene una buena grabación, un giro de texturas interesantísimo sin perder su esencia es una auténtica joyita escondida del rock peruano reciente.

Puedes escucharlo completo aquí.

  • Debût- Skizzo Frenetik (2016)

El pequeño disco “Debût” de Skizzo Frenetik puede ser una respuesta al estancamiento del indie actual. En general todo el proyecto de Skizzo Frenetik es una gran posibilidad creativa para el rock peruano (por que seamos sinceros, los artistas realmente innovadores en cada generación de autores al menos en el Perú, son muy pero muy escasos, la mayoría simplemente encuentra los hallazgos de movidas locales o extranjeras y se adapta) Pensemos esto: El indie latinoamericano está hasta cierto punto estancado. Ya parece imposible no escuchar una nueva banda que no posea una conexión a Strokes o a El Mató. Y no hay nada malo con eso, pero el hecho de que aun existan artistas ambiciosos que se dignen a romper las estructuras más populares de su tiempo, es suficiente para seguirlos y ver qué hacen.

En ese sentido no hay un artista en esta lista tan prometedor como Skizzo Frenetik. Su sonido claramente influenciado por buena parte del indie del cual se aleja (Ecos a Julian Casablancas por ejemplo) no es más del mismo rock de guitarritas. Skizzo Frenetik incorpora a sus composiciones sonidos electrónicos, texturas desde su propuesta lo-fi, sin que estos implementos pierdan la fuerza emocional desde las que han sido escritos. Y Debût es  también un disco de himnos generacionales (la épica canción de amor triste y dulce en Live Again, el nihilismo post- Mick Jagger en Unsatisfied y el estrictamente himno generacional “Innocence” la mejor canción del disco)

Y de hecho podría escribirse todo un texto entero sobre el último track. Innocence es una canción sobre la ruptura de una edad de oro sobre la cual todos crecemos, la despedida de una juventud sobre la cual es tan, pero tan raro escuchar en el rock de cualquier país. Instrumental, conceptual y líricamente ambicioso, un proyecto como Skizzo Frenetik, dedicado a escribir entre muchas cosas sobre crecer, es uno que merece toda nuestra atención.

Puedes escuchar el disco completo aquí 

  • Santino Amigo – Santino Amigo (2016)

El disco Santino Amigo es atmosféricamente tierno. Disfrutable, muy atento al underground Youtube de las canciones recomendadas por el algoritmo de esta web. Claramente influenciado por las bandas sads y la onda aesthetic de grupos como Teen Suicide o Elvis Depressly. A pesar de que por momentos las referencias a la depresión, la tristeza o el angst adolescente puedan ser tan excesivas hasta el cliché (algo que lo emparentaría con las letras del desaparecido Lil Peep) lo realmente distintivo de su propuesta es la forma en que juega con las influencias ya mencionadas. Santino Amigo no es un disco conformista, de hecho me parece una de las propuestas más interesantes por su explícita intención de no ser más de lo mismo. Por supuesto Santino Amigo tampoco es esa propuesta llevada a los extremos de sus posibilidades, es más bien algo así como un muy buen primer paso para un artista creciendo.

Puedes descargar el disco completo aquí.

  • No más drogas – Señor Piedra (2017)

El andahuaylino J Estiven Medina Ortiz se la ha pasado durante casi un lustro escribiendo toneladas de libros liberados en pdfs y otra tonelada más de discos que sube a Youtube y que nadie escucha. No importa. De todos los discos que ha producido en su habitación bajo el nombre de Señor Piedra puede uno encontrar de todo, Operas Rock de más de una hora, intrincadas estructuras derivadas de Sonic Youth o Car Seat Headrest. Pero en esta ocasión he decidido quedarme con No más Drogas, tal vez la menos “accidentada” de sus propuestas.  Este disco puede escucharse como la evolución natural de todos estos discos. Un disco pequeño y mucho más depurado que no pierde la sensibilidad propia de su autor.

Por otro lado las letras de Señor Piedra deben ser las mejores de toda esta camada. Se puede rastrear en ellas a Daniel Johnston, pero también a toda una multitud de referencias literarias y a la cultura pop de la cual Medina Ortiz se vale para escribir sus libros de poesía. Creo que muchas de las cosas que se pueden decir de sus poemas son las mismas que se pueden decir sobre sus discos, las letras hablan sobre una juventud bastante real, nerviosa. Señor Piedra crea también un personaje de culto pero pocas veces trabajado por aquí, la del joven nervioso-ansioso que de tantas opciones adelante le es muy difícil dirigirse a cualquier lugar. Desde y en contra de esa problemática canta Señor Piedra.

 

  • Nueva Ola- Santa García (2017)

Desde un aspecto técnico Nueva Ola de Santa García es el mejor disco de esta lista. Pero eso es lo menos importante que se podría decir sobre este trabajo. Pues sí, es un disco realmente bueno, sorprendente. Su título, una referencia a ese movimiento de cantautores de los años 60s que ahora escuchamos con melancolía a través de radios del recuerdo no es para nada algo gratuito. Creo que a pesar que Santa García no sea una propuesta exactamente innovadora o experimental, tiene algo que la hace única en su especie. Por un lado puede servir como el retrato hasta ahora poco visitado de la nueva clase media limeña, una que puede estar conectada por todas partes a una matrix de información mundial pero que no cesa de mirar hacia ese otro lado profundamente limeño que significa ya no ser migrante, pero si ser hijo, nieto o bisnieto de alguno de ellos. Al hablar desde esa Lima donde aún puede sobrevivir una noción de casa, de barrio y a pesar de las condiciones de este siglo, una identidad válida (que se siente poderosa e inesperadamente cercana), resulta que las canciones de Santa García se comunican directamente con nosotros como muy pocas lo hacen (Y logran hacer que por nuestras retinas se vuelvan a proyectar los fotogramas de nuestras infancias saltando como en un viaje en bicicleta que nunca olvidaste y que conservaste en lo más hondo de tu corazón, pero que pensaste habías perdido para siempre)

Es difícil no sentirse “en casa” con este disco. Una vez más Elisa Tokeshi está presente en la mejor canción de este disco, me refiero a la extraordinaria “Sierra” donde su voz se potencia perfectamente con las simples pero emotivas letras de Roberto Espinoza. Me parece muy justo que este disco no haya pasado desapercibido en las listas de fin de año. Lo mejor de este disco es que al acabarlo uno se siente con la seguridad de que el futuro de Santa García es algo que el rock peruano necesitaba mucho y que por fin tendrá.

Aquí el bandcamp de la discografíca, donde podrán encontrar otros trabajos de esta y otras bandas.

  • Suerte Campeón- Este es el Comienzo de todo lo que no quieres

Tengo que decir esto directamente, hasta cierto punto tengo un problema con este disco. Mi primera impresión no fue exactamente de desagrado pero si de un “bueno, he escuchado esto muchas veces, tantas veces que estoy harto”. Varias de las letras llevaban al extremo los clichés que me molestaban en discos como Santino Amigo. Las estrofas me parecían excesivamente directas, gritos más que letras. En aspectos técnicos también representaba en mis oídos la persistencia en la maqueta indie 2000ero + el mató + la onda argentina, el rock de “guitarritas” del cual me quejo siempre que  escribo este tipo de cosas. Luego del lanzamiento en físico de este disco y de la hermosa campaña de memes en Facebook me di cuenta que Este es el comienzo… es ya en este momento uno de los discos de culto de esta generación y me vi obligado a escucharlo de nuevo. Puede ser que muchas de las cosas que inicialmente me decepcionaron sean ciertas, pero no significa que este sea un disco prescindible.

Difícilmente Suerte Campeón brindará algo nuevo, pero eso nunca ha sido lo importante. Es todavía más improbable que Suerte Campeón sea por sí solo el inicio de una etapa distinta en el rock peruano. Pero Este es el Comienzo de todo lo que no quieres es el tipo de disco con el cual los pocos adolescentes que decidieron escuchar la producción local en este verano se enamoraron por primera vez en su vida como no tenían idea de que podían hacerlo. También es el disco con el cual los más cínicos tuvieron que rendirse temporalmente para bailar y afirmar que aún hay algo de niños en ellos. Un disco bastante físico, melancólico pero fiestero. ¿Cuál es el problema entonces? ¿El problema es que esto no es vanguardia? ¿Que su conexión con su audiencia prescinde de cuestiones técnicas (técnicas, ojo, no de calidad) para conectarse con ellos y apela más bien a la conexión emotiva, sentimental, como la de esas películas indie donde te identificas con tal personaje porque escuchaba Smiths como Tú lo hacías en la secundaria? ¿Suerte Campeón es el Diazepunk de nuestra generación? ¿Ese es el problema que tienes en tu mente? ¿Por qué me hablo a mí mismo mientras escribo esto?

Con lo cual quiero decir que ya no importa si este es o no un disco extraordinario como no importa que ese amor de verano sea el amor de tu vida o simplemente le toque irse la próxima semana, solo disfrútalo, ¡y baila! Sé que todo esto puede sonar contradictorio con algunas de las cosas que he escrito sobre otros discos pero Suerte Campeón va a la inmediatez, que puede no ser mi aspecto favorito del arte, pero es válido, totalmente válido.

Especial atención a “Lluvia de Verano”

Puedes revisar su perfil de bandcamp aquí.

  • Canciones para Sapko- Adrián Vacío (2018)

Otro EP recomendable escrito desde ese anti-folk con letras influenciadas por lo emo (sí, sentimentales hasta ser depresivas) es Canciones para Sapko de Adrián Vacío. Un testimonio bastante personal sobre la ruptura, algo así como un Portamento pero escrito desde la precariedad (sentimental y sonora) de su autor.

La grabación abre con una canción trágicamente tierna. La letra de “Juntos” habla sobre un amor perdido desde un “No sería lindo que pasara?” (sí, estoy haciendo una referencia a Wouldnt it be nice? de los Beach Boys)  Ese tipo de canciones que evocan la felicidad más imposible solo para recordarte que cosas como esas no suceden o solo suceden en las películas. Creo que es el momento más logrado del EP. El problema con Canciones para Sapko puede que a pesar de lo corto de la grabación, por momentos sus canciones puedan parecer reiterativas en varios aspectos.

En una visión mucho más optimista, las letras de Adrián Vacío se saben acoplar muy bien con sus canciones, fluyen correctamente. El disco acaba de la manera más triste y vulnerable posible frente al final de una relación “Te amo tanto / Siempre lo haré”.

 

  • Pañolito de la Suerte- Surco Viejo (2018)

En Pañolito de la Suerte Surco Viejo regresa a las influencias del indie 2000ero. Pero a diferencia de Suerte Campeón, la música de Surco Viejo no rememora el indie para la fiesta sino lo hace desde un lugar reflexivo, con letras bastante trabajadas y bellas.  (De hecho son letras bastante ágiles, algo imprescindible para poder acompañar a la música con la cual han sido concebidas) Conceptualmente, a pesar de ser una propuesta “revival” resulta ambiciosa. Las canciones no acaban por quedarse quietas en esa maqueta indie, sin llegar a abandonarla o ser experimentales (la estructura es invariable medularmente)

De la misma manera que Santa García, Surco Viejo acaba siendo la voz también de una clase media, pero desde una óptica más adolescente, nerviosa, sentimental e inestable. Con referencias a la Lima que vivimos a diario (Orión) todo envuelto en pequeñas odiseas amorosas y sentimentales. Pañolito de la Suerte es el último y más logrado de los discos que ha publicado hasta ahora este proyecto. Un disco para escuchar durante una tarde y recordarlo por mucho tiempo.

Puedes escuchar el disco entero aquí.