Sub25 Classics: Poemas de Luis Felipe Fabre

 

Luis Felipe Fabre es un poeta, ensayista, profesor de literatura y editor mexicano. Su obra ha sido reconocida con los premios Punto de Partida, Plural  y José Revueltas.  Fue becario del Fondo Nacional para la Cul­tura y las Artes para jóvenes creadores en los periodos . Fabre ha participado en diversos festivales internacionales de poesía como el Maicromashin Poetic Festival en 2009.  Posee un estilo lúdico e irónico, influida en parte por su afición por el cine.

Luis_Felipe_Fabre-literatura-poesia-poemario-literatura_mexicana-peais_mexicana-Poemas_de_terror_y_de_misterio_MILIMA20131031_0347_8

Trailer 1

Una chica desaparece en circunstancias misteriosas: otra

chica desaparece y luego

otra

 

y otra y otra y otra y otra y otra: no

 

hay motivos de alarma, explica

el jefe de la policía: según las estadísticas,

es normal que en México algunas chicas desaparezcan. Pero

 

una noche, un cuello, un alarido, unos colmillos ensangrentados:

hubo testigos:

 

¡las chicas han vuelto!:

 

una linterna que se enciende en medio de la oscuridad

solo para iluminar el terror: una estampida de murciélagos:

 

¡las chicas han vuelto!:

 

rosas dentadas, tarántulas de terciopelo, rojas bocas del infierno:

son las mujeres vampiro

 

que del crimen, la muerte y el olvido han vuelto

como el karma, como

los remordimientos han vuelto, sedientas

de sangre y de venganza.

 

Las chicas han vuelto: una película de Luis Felipe Fabre.

 

Las chicas han vuelto: próximamente en cines.

 

Trailer 2

 

Una trágica historia de amor: dos amantes

que la muerte separa:

una dama fantasma, un poeta desesperado.

 

Un misterio:

un poema sobre una trágica historia de amor

que encierra las claves de un secreto esotérico:

 

imágenes que se despliegan ante el lector como las cartas

de un tarot desconocido

ante una adivina atónita:

 

“El sol negro”, “La torre abolida”, “El laúd constelado”,

“La noche de la tumba”, “El llanto de la santa”: ¿cómo descifrar

esa baraja espeluznante?

 

Muchos lo han intentado, nadie

lo ha conseguido… Hasta ahora…

 

Del célebre autor de Las Quimeras, el alucinado poeta

que a mediados del siglo XIX paseaba una langosta por las calles de París,

el inigualable Gérard de Nerval,

 

Orpheus Productions trae a la gran pantalla

su más enigmático poema:

 

El Desdichado.

 

Una amada espectral metaforizada como un astro inerte: Helena Bonham.

Una sirena que retoza en una gruta simbolista: Julianne Moore.

Una reina cuyo beso enciende auroras: Glenn Close.

 

Y

Johnny Depp

como el tenebroso príncipe de Aquitania: el desconsolado, el viudo.

 

¡Amor, intriga, ocultismo, crimen, sexo, acción y poesía!

 

¿Qué significa

“La parra donde se alía el pámpano a la rosa”?

 

¿Qué peligroso conocimiento cabalístico resguarda ese verso?

¿Un tratado de alquimia? ¿Una profecía milenaria?

¿El legado de los rosacruces? ¿La contraseña

del infierno?

 

Descúbralo

en

El Desdichado:

 

una película romántica y un thriller hermenéutico.

 

Atrévase a escuchar “los clamores del hada”.

Atrévase a mirar “el negro sol de la melancolía”.

*

 

Selección Oficial / Festival de Cannes

Selección Oficial / Festival de Berlín

Selección Oficial / Festival de Venecia

Selección Oficial / Festival de Sundance

Premio del Público / Festival de Guadalajara

 

SEC. 9 ESC. 2 INT. DIA

para Antonio Calera-Grobet

 

 

La Señorita Henrietta: collar de perlas, camisón victoriano.

La Señorita Henrietta recibiendo al detective en el salón:

¿una taza de té?

 

Difícil ceremonia y no precisamente japonesa la Señorita

Henrietta sirviendo el té, si es que servir

es sinónimo de derramar:

 

la taza vacía y en torno el líquido: urinario de caballeros

más que primorosa porcelana y sin embargo

primorosa: la Señorita Henrietta

 

alega: problemas de pulso, pastillas, efectos secundarios;

confiesa: lo mío no es el tiro al blanco;

risas nerviosas: ¿azúcar?

 

Una sonrisa: la mitad esbozándose en el rostro del detective,

la otra mitad perdida en el hipódromo.

 

The moon ain´t nothig but a broken dish 

 

1

 

Jack Mendoza, vendedor de biblias, soltero, 57 años,

nunca aprendió a tocar el violín.

 

El sombrero,

¿lo traes puesto por vanidad

o es que si te lo quitaras el cielo se nos caería encima?

 

En este pueblo infernal

los hombres se derriten como paletas heladas.

 

Y tú con traje negro y corbata de moño:

¿vienes de tu entierro?

 

Ya ni sudas Jack,

de seguir así terminarás por volverte cactus.

 

Ding-dong, ding-dong.

 

Jack Mendoza vende biblias

en un país donde ya todos tienen una.

 

2

 

Ya no cabe en tus ojos tanto desierto,

pero en esta carretera nadie se detendrá por ti.

 

Mira:

allá van las casas rodantes

huyendo de su hipoteca.

 

Mira:

muchos son los hombres

que se han vuelto una raya blanca de autopista.

 

Entonces un trailer se detiene:

el conductor viene de matar a su rubia

y te necesita de coartada.

 

Esta vez tuviste suerte, Jack.

 

3

 

Una fila de casas como un tren descompuesto,

algunos hombres bebiendo cerveza.

 

Las cuatro de la tarde y no has vendido una biblia:

en casos así

es válido robarles a las niñas sus naranjas.

 

Si Jack Mendoza tuviera una pistola,

bang-bang-bang, asaltaría un banco.

 

4

 

A esta hora en la cafetería ni las moscas,

aquí el polvo ha encontrado su lugar.

 

Grandes pechos los de estas meseras comestibles:

sus nombres están tatuados en la corteza de los árboles

y en los corazones de todos los traileros.

 

Solitaria hamburguesa la tuya,

Jack Mendoza, vendedor de biblias, soltero, 57 años:

Jesús te ama.

 

¡Jesús te ama!

 

Pero los cuervos vienen a morir en tus ojos

y la luna es un plato roto que una mesera arrojó por la ventana.

 

 

5

 

Toc-toc: cada puerta que tocas,

Jack Mendoza, vendedor de biblias,

es un portazo.

 

Y tu nariz cada vez más chata.

 

Y ya ante ti se desenrolla

la serpiente oscura de la carretera.

 

Tras las persianas

las muy vacas esperan verte partir.

 

Pero te quedas como ido.

 

Pero te quedas

mirando fijamente un punto.

 

Un punto dejando de ser punto: raya

el aire la trayectoria de una mosca.

 

 

 

Imagen de la desconocida

 

a partir de un poema de Juan Carlos Bautista

 

Un zapato rojo de tacón alto

 

que es, en sí mismo,

el fantasma de su par ausente.

 

Un zapato perdido a mitad de la noche,

perdido, entre un paso

y otro, a mitad de la calle.

 

Un zapato del que se puede deducir una mujer

súbitamente coja

y probablemente trágica.

 

Más que un zapato: una pista para resolver un crimen.

 

Un zapato que es una pregunta

cuya respuesta es otro zapato.

 

Luis Felipe Fabre. Nació en la Ciudad de México en 1974. Ha publicado los libros de poesía Cabaret Provenza (2007) y La sodomía en la Nueva España (2010). También ha publicado una selección personal de poemas suyos tanto publicados en libros anteriores como inéditos titulado “Chicas Fabre” en el volumen colectivo Cuatro Cuartetos. Cuatro poetas recientes de México (2011).