Sobre Norcorea por Maurizio Medo

 

Este Jueves a las 8 pm en DaDA de Barranco se presenta la edición peruana del libro Norcorea de Kevin Castro a cargo de esta casa editorial. Compartimos aquí una reseña sobre la edición Argentina por Maurizio Medo.

1. Norcorea se encuentra en la mitad norte, a partir del paralelo 38, de la península de Corea.

  1. Joo-il Kim desertó del ejército norcoreano, y pudo escapar de ese país, al llegar al Reino Unido, declaró: “Los norcoreanos recibimos una educación basada en el lavado cerebral desde el momento en que nacemos. Las primeras palabras que dicen los niños de 5 años son: “Gracias, gran líder.  Por ejemplo, una pregunta de matemáticas a los estudiantes de 7 y 8 años es: “Los bastardos norteamericanos tienen cinco tanques. El ejército del pueblo destruyó tres de ellos. ¿Cuántos tanques quedan?”.
  1. El libro de Kevin Castro pudo haberse titulado Abjasia o Bután. Y con mayor fortuna, Cinema de los sentidos puros.
  1. Enrique Peña Barrenechea escribió un libro llamado así. Sin embargo el filme que, en todo caso, debiera proyectarse en esa sala podría titularseNorcorea.
  1. Norcorea es un lugar que existe y no.
  1. Responde a la capacidad de Kevin Castro para “proponer lugares que no hay”[1] pues, al menos, hasta donde yo sé, no existe ninguno propicio para escribir un poema como un manual para montar caballos, ni en el cual podamos sorprender a Jesucristo nadando de espaldas.
  1. Uno de los problemas más comunes en la poesía peruana está en la falta de imaginación.
  1. Kevin Castro está en el extremo opuesto. Sus dos libros,Los tiempos jurásicos y Norcorea aparecen desde el derroche imaginativo. Son proliferantes. Y producen una textualidad híbrida que rompe a mansalva con la taxonomía de los géneros.
  1. Los híbridos no fructifican.
  1. La escritura de Kevin Castro, sí.
  1. Pienso en ella como ese monstruo que no pudo ser filmado por Ed Wood. Asoma sobre la superficie con la frescura de una lied en formato digital pero, de pronto, su estructura escama a través de un prosado, cuya arquitectura se manifiesta a través de aparentes bloques de hielo que se descongelan desprendiéndose en regatos serpenteantes en los cuales la imagen lingüística se somete hasta subordinarse convertida en un ícono.
  1. No debí decir “monstruo”, más bien paisaje.
  1. La escritura de Kevin Castro aparece como una yuxtaposición de paisajes, pero que no tienen un dónde, son emocionales. Su lógica responde a la de la jaula que salió en busca de un pájaro.
  1. Kafka escribió: Ein Káfíg ging einen Vogel suchen.
  1. Kafka era un gran narrador. Kevin Castro también lo es, pero en otra órbita. Lo que narra son, en realidad, fotogramas en los que, de acuerdo con Blanchot,  su voz, “está dentro sólo en cuanto está afuera, a distancia sin distancia”.
  1. Nunca desaparece. El narrador luye en la afocalidad, no se suspende. Se da, tiene la suficiente maña, para mostrarnos de modo impúdico algunas señas de la intertextualidad.
  1. Norcorea no se basta a sí mismo es una vía que fue construida como un objeto, pero también como ruta que nos conduce a otros espacios: Cucurto, Carrión… son algunos de ellos.
  1. La primera lectura de Norcorea provocó en mí un sueño muy perturbador. En él Ernesto Carrión parecía transformarse en Sor Juana Inés de la Cruz. ¿Cómo estará Ernesto Carrión?
  1. Norcorea no tiene un centro. No puede, no debe. Su estructura le impide existir como un todo acabado.
  1. ¿Dijo eso Blanchot? Me gusta la idea del autor visto en la escritura pero desde la afocalidad.
  1. Blanchot no dijo que Norcorea es un cuaderno nómade. Uno puede viajar, incluso sin moverse de la silla que ocupamos frente al ordenador.
  1. Santiago Vera me habló de las relaciones entre Los tiempos jurásicos y Norcorea. Las hay. La diferencia entre ambos es que donde antes hubo desmesura ahora hay cierta contención.
  1. Puede haber contención incluso en pleno movimiento. La escritura de Kevin Castro es un flujo continuo.
  1. Alguien me habla de multi stacking. Yo me detengo un instante y pienso en Kevin Castro como en un prosumidor de nuestra tradición. Los jardines orinados de los 70 reaparecen sobre nuevas plataformas virtuales.
  1. Lo que no consigo es establecer una relación entre Castro, Cucurto y Carrión, tal vez solo los leyó on the road, a medio camino de ningún sitio.
  1. Sí con Rodinás. Las atmósferas de Kevin Castro tienen tal aura que podrían estar en un país limítrofe al construido por Juan José en Estereozen. ¿Kevin habrá leído Estereozen?
  1. No importa.
  1. Tanto en Los tiempos jurásicos como en Norcorea Kevin Castro pone a prueba sus capacidades de buceo de aventura al tirarse a esos ríos de cabeza y aguantar todo lo posible la respiración.
  1. Son otras atmósferas.
  1. Hay jinetes acuáticos que montan caimanes de petróleo.
  1. En ambos libros parece haber la intención de dejar algún resto de carbón sobre el diamante. Es una estética que exige rigor tanto al pulir la piedra preciosa como para calcular con precisión los puntos que serán destinados para mostrar el carbón como parte de la gema.
  1. Hay libros que provocan volverse a leer.

 

portada pequeña