TOP 9: Poemarios Peruanos del 2015

El 2015 ha sido un año mejor de lo normal en poesía peruana y que además nos entusiasma por el hecho de que no son solo los poetas consolidados los que llenan esta lista. Este año hemos visto como varias voces jóvenes han empezado a hacerse un camino entre el ya-no-tan-páramo que es la escena poética peruana. Empecemos el recorrido/selección de 9 poemarios que significan lo más destacado del año para este portal web. 😀

9- Apaguen el Fuego/ J Estiven Medina Ortiz- Autoeditado

tumblr_inline_nvxc58yf5l1s5qqrv_500

Estiven Medina presenta este libro como una novela, y en todo caso es una novela del mismo modo que, guardando las distancias; La Casa de Cartón es una novela. Estiven Medina, autoeditando otro proyecto suyo y liberándolo en la web,  vuelve a la carga con una obra que poco a poco se va dando forma y consolidándose. Si bien es cierto que no es un libro perfecto, que el trote rítmico en la prosa-novela pretendida por momentos falla; podemos concluir que nos hayamos frente a una obra sincera, dispuesta a contar las cosas no solo a manera de destrucción, sino crear algo, lo que sea que se vaya armando.

Puedes leerlo completo >>>>>>>>>> aquí

8-Acajo Mundo/ Rodrigo Vera- La Crema

640x237xacajo-mundo.jpg.pagespeed.ic.-zrQXY4Z2-

El libro de Rodrigo Vera apareció meses atrás dejando a la mayoría de lectores que se atrevieron a leerlo en primeras instancias, sorprendidos. Y es que el trayecto que ha elegido Vera es uno hermético, tomando la posta del segundo Santivañez o inclusive con ecos de un autor mucho más antiguo: el César Vallejo de Trilce. Un libro en su mayoría fónico, lleno de neologismos en el cual Acajo Mundo surge como una nueva versión del mundo o mejor dicho como la de una reconstrucción de un mundo que no existe ( pero es espejo de este)

7- Izquierda Unida/ Álvaro Lasso- Celacanto

cvil060915

Un conciso poemario compuesto de prosas en las cuales Álvaro Lasso revisa la relación de utopía y decepción en la historia de la izquierda peruana y la izquierda en general. Las referencias a personajes como Barrantes o Mao Tse Tung están presentes en las viñetas de esperanza y desilusión. El último poema, la operación aparentemente final que sufrirá el narrador, entregado a un médico ex-colgador de perros dispuesto a diseccionarlo, nos dejan un último aliento, como si la revolución aun fuese posible desde algún lugar: ” Cuando era niño, las bombas caían todos los días, pero mi casa era indestructible”

6- Sarita Calavera/ Mario Morquencho- Paracaídas

Sarita Calavera es solo un fragmento, una plaqueta de un libro que dejándose ver solamente en 7 poemas promete demasiado. Morquencho solo avanza en su proyecto poético, manejando con mayor habilidad  recursos propios de su poesía como el ritmo fuerte (rock?) callejero con el que avanzan los tramos de sus poemas, y descartando los puntos bajos de sus anteriores proyectos.

5- Trendelemburg/ Eduardo Borjas Benites- SENAJU/Vagón Azul Editores

7-trendelemburg

El primer poemario de Eduardo Borjas es, a la par de la obra de Morquencho, la resolución madura de una propuesta que ha circulado desde varios años entre los grupos literarios jóvenes: escribir con la lengua lumpen sin experimentar a lo Santivañez, pero sí a lo HoraZero, y actualizar ese discurso al lenguaje/ escenarios/ situaciones de los pirañitas y los cobradores de bus. La Lima callejera del Siglo XXI.  Trendelemburg además, es un libro orgánico, con una estructura bien pensada que trae reminiscencias a autores como Ernesto Carrión, Hector Hernandez Montesinos o Manuel Fernandez.

4-Dime Novel/ Maurizio Medo- Liliputienses

a544f4df-9de1-4119-afe9-511f88749ac8

Escribir desde los bordes de la poesía. Escribir poesía en la que ya no importa algo más que contar una historia. Los Dime Novel fueron los antecedentes inmediatos de los famosos Pulp Fiction, aquellas historietas de diez centavos que fueron responsables de la entrada masiva a la cultura pop de los héroes policiales, detectivescos y malditos. En Dime Novel al igual que en un Pulp Fiction, se cuenta algo, existe una historia (basada en hechos reales por cierto, la desaparición de la poeta Suzanne Foster) que divide el trayecto en capítulos donde nos encontramos con una pletórica referencia a artistas de la cultura pop o a otros poetas. Es un arriesgado proyecto que se sitúa entre lo que se concibe como poesía y lo que la poesía va fagocitando para hacer suyo.

3- La Destrucción es Blanca/ Myra Jara- Lustra

fcb91b6a92690400e8f6f0be28d1bb84

Después de varios años la aparición de una voz femenina lo suficientemente propia, (aunque reconocible en las postas que va tomando, la de Ollé y la de Victoria Guerrero) resuelve un poemario duro en sus imágenes y situaciones y a la vez intenso y bello. La superación de la poesía del cuerpo femenina en los años 80s a través de sus propios referentes. En La Destrucción es Blanca se muestra la fragilidad y el dolor-amor del sexo en bares, los viajes de experiencias a través de Europa y una ternura bajo la que se mueve la narración de los sucesos. Todo está destruido exceptuando el amor (?) Creo que el amor es la gran esperanza de La Destrucción es Blanca.

2- Vietnam/ Mario Montalbetti- Autoeditado

montalbetti-e1425631082840

Finalmente todos amamos a Montalbetti. Ya sea por cada una de las entrevistas o ponencias que da muy esporádicamente o por libros no necesariamente de poesía donde analiza al lenguaje y la literatura, y claro por sus libros de poesía. A estas alturas Montalbetti ya es un clásico de la poesía peruana y tiene bajo su hombro al menos tres libros geniales. Vietnam, sin ser su mejor libro, es una poderosa reflexión sobre el lenguaje, el arte y como se empieza pero no se sabe a donde se va a la hora de hacer poesía.

1- La Máquina de Matar Fascistas/ Fernando Pomareda- Estruendomudo

978612416533

El anterior libro de Fernando Pomareda, Lurigancho, nos había dejado con las ganas de ver qué nos entregaría en adelante. Y su regreso ha estado muy lejos de decepcionarnos. Retomando su voz-cronista al igual que en Lurigancho,  visualiza una amalgama de experiencias, pasadas y presentes, que articulan una visión de Poema vs la máquina / hombre vs sociedad. Pomareda, en la primera parte del libro, escribe un poema que es en su estructura mayormente letánico, recordándonos al Gingsberg de Aullido quien recorre la ciudad mientras el mundo se cae a pedazos. Y Pomareda sabe quién es el que destroza el mundo y elabora su poemario a manera de bomba, a manera de contestar desde el descontento y la furia a la máquina que lo quiere mañana temprano, peinado y a las 9 en punto.