T’ikray, de Jorge Vargas Prado

Ser un Inca en el año 2310 and not find the App “Khuyay” in Google Chrome

T’ikray pretende ser un film hermoso en donde Rosita de Espinartiene polleras coloridas como un circo que da vueltas a través del sol.  Un film hermoso donde el zapateo es el sístole de un concierto de teckno-huayno y donde la gente bebe cerveza y Marisol Cavero juega con el anti-lenguaje y manipula diatribas para con los ‘hombres’ malos y sacavuelteros. Un film en dondeJorge Vargas Prado toca música conChintatá y  le regala una cartita a Rosita de Espinar y ella llora y tiene flores en su estomago y en su espalda y en su mente, y en los dedos gordos de sus pies.

T’ikray es un libro híbrido, bilingüe, bisexual y harto amoroso que sobrevive en un planeta ajeno a sí mismo

T’ikray es un libro que se lee de atrás hacia adelante porque en lacosmovisión Aymara el atrás es adelante y lo adelante está detrás.

Y Florcita de Espinar es un eclipse que deja ciego a toda la gente que zapatea sin darse cuenta como si sus pies fuesen motores que amen con todas sus trenzas, a 150 000 latidos por segundo.

T’ikray es un libro que incluye cuatro poemarios, “Se ha vuelto a dar la vuelta”, “Los mendigos y la lluvia”, “Y el norte, ¿dónde?”, y “El fantástico show del mar al revés”:

“T’ikray es un libro de indispensable lectura para poder interpretar la nueva poesía que se irá forjando en las últimas décadas.”

En el primero experimenta con la estructura de un examen y hace de él un examen hermoso que todos los niños del futuro quisieran resolver para graduarse en la vida. Repleta de preguntas incisivas que buscan nuevas cogniciones en nuevas cosmovisiones aún no descifradas y  las opciones de respuestas son siempre un tanto al margen de una lógica racional y más bien se enfrenta a una nueva lógica-de las emociones. Las preguntas de examen enlazan poemas en comentarios de facebook quechua, o graffitis, o memes, o panfletos/folletos y una serie de poemas visuales que buscan un nuevo lenguaje interpretativo.

Jorge Vargas Prado no sólo juega con la arena de Máncora o con el corazón de Cusco.

Jorge Vargas Prado también nos narra un viaje interminable por los extremos del Perú, desde donde desprende esa lucidez de la búsqueda de un otro a quién amar o a quién reclamarle lo injusto, desde conversar con un compañero de bus con quien se imagina sudando de cerca o con un pescador a quien la vida le ha tratado sin mucha delicadeza, se enfrenta a una la lucha contra un orden establecido  y contra una realidad que le ha quitado muchos placeres a la vida.

T’ikray es la búsqueda de una igualdad universal frente a todos los rasgos culturales, sin etiquetas, buscando la verdadera honestidad, y la verdadera música, y la verdadera flor, y la verdadera norma que hará que todos los niños del mundo y todos los poetas del mundo se amen aún más y que Cusco sea como un pájaro bajo la lluvia al que muchos roqueros con polos de Lady Gaga amen mientras bailan y escuchan las canciones de Magaly Solier en sus Iphone 6, & besen a los mendigos y a los perros muertos y coman juntos en las calles o en los hoteles al rededor del Coricancha o  en una casita de adobe en el último cerro de Machu Picchu sin que nadie pueda impedirlo.

Reseña por Crhistian Bafomec

 

SE HA VUELTO A DAR LA VUELTA (EXTRACTO)

Colegio Estatal “Nuestra señora de la Merced” del Cusco
EXAMEN PARCIAL DE ‘EDUCACIÓN ARTÍSTICA’ CO-
RRESPONDIENTE AL III BIMESTRE
Cuarto año de educación secundaria

(…)

Consulta 5
Revisa los siguientes documentos que estuvieron contenidos en el pequeño cofre de cristal que el escritor Arthur Rimbaud Vilcashuamán le obsequió a su colega Stefany Quilcca Huamán antes de fallecer, además del poema visual de esta poeta titulado “Caralibro” y desarrolla libremente. (ver láminas 1, 2, 3, 4, 5)

tikray1 tikray2

QUSQU

Qusqu llaqta yarqasqa kashan, karaju.
Qusqu llaqtamanta llinphiqkuna, rock takiqkuna, harawikuqkuna, paykuna qaparinku: I love the way we are. Incas no more, please, incas no more.
Francés simipi, aswan allin israelí simipi.
“I am a revolutionaire artist ―but these cusqueian cholos are too far away to understand my work”, rimaspa vidioartita ruwanku, qispichanku, llaqwanku, llaqwanku, llaqwanku, llaqwanku, llaqwanku, llaqwanku, llaqwanku, llaqwanku. Imanaqtinchus qunqapunchis, utaq qunqayta yachachiwaranchis, llapanchis runa simi rimananchista, manachus “primer mundu”ta qukunmanchu huk chansata (huk chansachalla) ruwayta kanman maypichus upahina ―sapa p’unchay― urmayunchis. Huk yawar sut’u cemento ladrillopataman urmayuq hina.
Ichaqa, Qusqu, ¿pitaq nin “llapanmi tukusqa” nispa?, nuqa sunquyta mast’anchaq hamuni.
Nuqan kurkunkuta llamini imaynachus wayrata hapini hina, utaq huk chakillapi p’itani utaq kichasqa uqllayuqwan muyuni.
Nuqaqa kurkunkuta llamini, wayllunirayku. Nuna phawakun, tusukun. Waqtakuna tinyan. Wasa tinyan.
Sinchita wayllukunitaq, carajo, kay tutataraq hap’irachiyman. Ichaqa sinchitapunin wayllukuni, manataq qillqaq runakunata rikchachiyta munanichu. Paykunaqa k’usillu kanku, paykunaqa kay munakuyniyta phaqchirichinkuman matematicaspi hina numerucunawan.
Imanaqtinmi, Qusqu, qunqarunchis, utaq qunqayta yacharachiwanchis, kay pacha huk clasemanta yachankun nispa. Simiykupi ninakunawan yanachachiwarqanku: “brujeria”. Nuqanchismantapura p’inqakuyta yachachiwarqanku .
Paykunahina ruwayta munayku.
Paykunahina ruwayta munayku.
Llapan kawsayninchista qhatupunchis.
Qusqu.
K’anchay millmakuna k’uyuwachun! Puka umiñamanta warmikuna hamuchunku! Rimbaudpa ñawinkuna wiqikunapi wayt’aspa hamuchunku!
Hay, barcoy t’uqyarichun!
Hay, Máncora hatun quchapi chinkaypusun.
Ichaqa chhaphchisqa sunquyuq lluqsirisun.
Hinaspataq llapanchis q’alalla uqllanakuyta munallasunman.
Qusqu, qan manaraq pipashina tiqsimuyu mark’arikuyta munan.
Hanpiyta munani.
Hanpiyta munani.
Hanpiyta munani.
Hanpiyta munani.
Llapankuña “¡indios de mierda!” niwasun chaypas, “¡cholos conchadesusmadres!”, “¡serranos apestoso!” Llapankuña wañunanchista munanku chaypas, chayqa paykunaq wañuyllankutaqmi. ¿Pitaq nin “llapanmi tukusqa” nispa?, nuqa sunquyta mast’anchaq hamuni.

Wayllunamanta t’uqyay
Wayllunamanta t’uqyay
Wayllunamanta t’uqyay
Wayllunamanta t’uqyay
Wayllunamanta t’uqyay
Wayllunamanta t’uqyay
Wayllunamanta t’uqyay
Wayllunamanta t’uqyay
Wayllunamanta t’uqyay
Wayllunamanta t’uqyay

CUSCO

Cusco, tienes hambre, carajo.
Y tus poetas y pintores y pintoras y músicos de rock parecen gritar: I love the way we are. Incas no more, please, incas no more.
En francés. O mejor en israelí.
“I am a revolutionaire artist ―but these cusqueian cholos are too far away to understand my work”, diciendo hacen videoartes y halagan y lamen, lamen, lamen, lamen, lamen, lamen, lamen, lamen. Porque nos hemos olvidado, o nos han enseñado a olvidar, que hablaríamos todos quechua, si es que al “primer mundo” no se le hubiera dado la gana de hacernos una broma (un chascarrillo) en la que estúpidamente ―día a día― caemos. Como cuando cae una gotera infinita sobre un bloque de concreto ensangrentado.
Pero, Cusco, quién dice que todo está perdido, yo vengo a ofrecer mi corazón.
Yo toco sus cuerpos cuando sostengo el aire o salto en un pie o doy una vuelta con los abrazos abiertos.
Yo toco sus cuerpos porque amo. El alma galopa, baila. Las costillas son tambores. La espalda es un tambor.
Y amo tanto, carajo, que podría encender esta noche entera. Pero amo tanto, que no quiero espantar a los letrados –que son monos, que seguro explicarían el fenómeno de mi amor luminoso a través de ecuaciones.
Porque, Cusco, nos hemos olvidado, o nos han enseñado a olvidar, que el mundo se entiende de otras maneras. Nos han pintado en la boca con brasas “supersticiones”, “creencias”, “brujerías”. Nos han enseñado a sentir vergüenza de nosotros mismos.
Imitamos mal.
Imitamos mal.
Y todo lo vendemos.
Cusco.
¡Que me envuelvan las fibras de luz! ¡Que se me acerquen mujeres de rubí! ¡Que se me acerquen los ojos de Rimbaud navegando en lágrimas!
¡Oh que mi quilla estalle!
Oh que nos hundamos en el mar de Máncora.
Pero que salgamos con el pecho sacudido.
Y estemos dispuestos a abrazarnos desnudos.
Cusco, tú más que nadie nos pides el gran abrazo universal.
Quiero curar.
Quiero curar.
Quiero curar.
Quiero curar.
Y aunque todos nos griten: ¡Indios de mierda! ¡Cholos conchadesusmadres! ¡Serranos apestosos! Y aunque todos nos deseen la muerte, que es su muerte
Quién dice que todo está perdido, yo vengo a ofrecer mi corazón.

Un atentado de amor
Un atentado de amor
Un atentado de amor
Un atentado de amor
Un atentado de amor
Un atentado de amor
Un atentado de amor
Un atentado de amor
Un atentado de amor
Un atentado de amor

jorge-alejandro-vargas-prado
Jorge Alejandro Vargas Prado (Cusco, 1987) Santo patrón el quechua pop, Licenciado en Literatura y Lingüística por la Universidad Nacional de San Agustín de Arequipa. Ha publicado, entre otros, “Para detener el tiempo”(2008, Editorial Dragostea), “Kunan pop” (2010, Cascahuesos editores) y “T’ikray” (2013, Editorial Dragostea) y “Qosqo qhichwasimipi akllasqa rimaykuna” / Antología quechua del Cusco junto a César Itier y Luis Nieto Degregori (2012, Centro Guaman Poma de Ayala). Actualmente se dedica a la música en su banda de indie-post-folk Chintatá y lucha por el fortalecimiento y desarrollo de las lenguas originarias del Perú, en especial del quechua.